GRAFOLOGÍA: EL SAMURÁI (LA PUERTA DEL CIELO)

EL SAMURÁI (LA PUERTA DEL CIELO)

Un guerrero samurái, fue a ver al maestro Zen Hakuin, y le preguntó:

     - ¿Existe el infierno? ¿existe el cielo? ¿Dónde están las puertas que llevan a ellos? ¿Por dónde puedo entrar?

Era un guerrero sencillo. Los guerreros siempre son sencillos, sin astucia en sus mentes, sin matemáticas, sin grandes planteamientos filosóficos. Solo conocen dos cosas: la vida y la muerte. Él no había venido a aprender ninguna doctrina, solo quería saber dónde estaban las puertas para poder evitar el infierno y entrar en el cielo.

Hakuin le respondió de una manera que solo un guerrero podía haber entendido:

     - ¿Quién quiere saberlo, quién eres tu? Preguntó Hakuin.

    - Soy un samurái, un jefe de samuráis, le respondió el guerrero; hasta el emperador me respeta.

Hakuin se rió y contestó:

     - ¿Un samurái tu? Pareces un mendigo, con esa cara de estúpido nunca comprenderías mis explicaciones.

El orgulloso samurái se sintió herido en su orgullo y olvidó para qué había ido a ver al maestro zen. Sacó su espada y cuando estaba a punto de cortar la cabeza del maestro, Hakuin le dijo:

     - Esa es la puerta del infierno.

Estas son las cosas que un guerrero debe comprender. Inmediatamente el samurái entendió. Se sintió avergonzado y puso de nuevo la espada en su cinto y se arrodilló para pedir perdón a Hakuin. Entonces este le dijo:

     - Y esa es la puerta del cielo.

El cielo y el infierno están dentro de ti. Cuando te comportas de forma inconsciente, estás a las puertas del infierno; cuando estás alerta y consciente, estás a las puertas del cielo.

El guerrero se marchó en silencio porque había aprendido a conocerse y tener conciencia de sí mismo.

No hay comentarios: