GRAFOLOGÍA: MATAR O MORIR

MATAR O MORIR

Para la concienciación de todos, esto es lo que está pasando en Grecia:
Realmente no ocurriría nada si Grecia, los políticos griegos, no hubiera mentido durante tanto tiempo en sus "cuentas públicas". Tampoco pasaría nada si su deuda no la hubieran contraido con los bancos alemanes y franceses. Hay opiniones para todos los gustos: unos dicen que salgan del euro y otros que no deben salir de la moneda. El problema es que la pobreza hace estragos en ese país y amenaza con durar.

Hoy en mi centro me enteraba que hay familias que no pueden comprar alimentos a sus hijos. El departamento de orientación ha ideado una campaña: AYUDA A TERMINAR EL MES.




SOY PAGANO DE LA CRISIS, PERO…. NI SOY CULPABLE NI SOY RESPONSABLE

Esta maldita crisis no se acaba. Y con ella han venido un sinfín de declaraciones de gobernantes, salientes y entrantes, que ya me tiene harto.

Voy, junto con la inmensa mayoría de los españoles, a pagar los platos rotos de la crisis, pero no soy culpable de la misma y tampoco responsable de que sucediera.

Los culpables son los grandes bancos, los que durante mucho tiempo han amasado grandes fortunas gracias a los beneficios del boom que pasaba por delante de nuestras narices. Aquellos que especularon con terrenos públicos, con dinero público, con educación y sanidad pública. Ahora, al no quedar margen, quieren terminar de “comerse” lo público. Que desaparezca para seguir manteniendo su riqueza, su beneficio, su usura, su latrocinio.

Los responsables son los políticos, los ineptos e inútiles políticos que han permitido, impunemente, durante los tiempos de vacas gordas, que aquellos inflasen sus beneficios y no reinvirtieran en la sociedad. Los políticos que no afrontaron en tiempo de bonanza las reformas necesarias para ahorrar a fin de sortear los tiempos de vacas flacas que, seguro, iban a venir. Los políticos que se preocuparon, y preocupan, de sus sillones, de sus votos, de sus privilegios, sin importarles un pimiento la vida de aquellos que les mantenemos, ignominiosamente, en sus puestos para que nos sigan robando, ellos y los banqueros.

Soy, somos, los paganos. Tenemos que pagar los destrozos de la fiesta de aquellos que vivieron por encima de sus posibilidades y que ahora nos acusan de ser culpables o, al menos, responsables de la crisis. Estos golfos, estos chorizos, estos inútiles quieren ahora hacernos creer que el deseo de querer prosperar en la vida, de tener una vida mejor y poder disfrutar de ella es el origen de la crisis. No, no y mil veces no. Los culpables y los responsables son ellos. A nosotros solamente se nos puede acusar de haberlo consentido y de seguir consintiéndolo.

Nuestros políticos hacen reformas y políticas de ultraderecha que unicamente consisten en restar derechos a la clase media. Si esto no se endereza, mucho me temo que nos van a ir restando soluciones y, al final, solo quedarán dos: MORIR O MATAR. Espero que seamos capaces de convencer a los dueños del dinero y a sus cómplices políticos para que la sangre no llegue al río.

No hay comentarios: